por Tom Sarac

El plecostomus pertenece a la familia de los peces gato chupa-algas; en términos más exactos, a la familia Loricariidae, agrupada comúnmente bajo el nombre de plecos. El pleco común, Hypostomus plecostomus, es el pez más vendido, conocido como “pez limpiafondo”.

En la mayoría de las tiendas de peces, se suelen ver ejemplares de pleco de unas pocas pulgadas de longitud. Lo que la gente no sabe es que estos peces alcanzan una longitud máxima de más de un pie y necesitarán un acuario de al menos 75 a 100 galones para estar cómodos durante sus vidas relativamente largas de 10 a 15 años. Lo que preocupa aún más es que muchos de estos peces perecen por no recibir una alimentación adecuada, en gran medida debido a la idea errónea de que pueden sobrevivir solo con algas y desechos no deseados. En realidad, esto es completamente falso.

La forma de ventosa de succión que tiene la boca de los Loricariidae es el resultado del tipo de hábitat en el que han evolucionado: ríos y arroyos de corrientes rápidas, donde necesitan contar con un mecanismo para sostenerse de manera segura. No es un reflejo de su dieta, a pesar de que algunas especies sí consumen madera y utilizan sus potentes bocas cuando raspan la superficie exterior de árboles y ramas sumergidos.

La familia Loricariidae es originaria exclusivamente de América Central y del Sur. Actualmente, existen más de 680 especies y 92 géneros, lo que representa una gran variedad de peces gato chupa-algas. Es importante conocer las necesidades individuales de las especies que elija tener.

Popularidad

La proliferación de especies de peces gato chupa-algas recién descubiertas en la familia Loricariidae es tal que a los nuevos descubrimientos se les asigna un número L como identificación provisoria para agregarlos a la lista cada vez mayor de especies en espera de recibir un nombre adecuado.

La popularidad de este interesante grupo de peces gato ha explotado en la última década. Con tantos descubrimientos nuevos, hay muchas especies que mantener y sobre las que debemos aprender, además de asumir el desafío de la cría de peces salvajes recién importados. Apoyamos los esfuerzos de los criadores serios de peces ya que, dada la alarmante tasa de destrucción de ecosistemas clave en todo el mundo, la necesidad de poblaciones cautivas es muy importante.

Dieta

Los peces gato chupa-algas pueden clasificarse como omnívoros; la mayoría de las especies son oportunistas que se alimentan fácilmente de peces muertos y diversos invertebrados de la misma manera que ingerirían algas u otra vegetación acuática. Se recomienda una alimentación periódica con pastillas que se hundan y que contengan una buena incorporación de espirulina, así como proteína de insectos y pescado, además de ingredientes que les proporcionen fibra. Nada mejor que la comida fresca: una golosina semanal que incluya una rodaja de calabacín o pepino unida a una roca es una buena manera de variar su dieta. Colocar la verdura sujeta a una roca garantiza que el alimento se mantenga en el fondo y proporciona la estabilidad necesaria para que el pez pueda rasparlo con mayor comodidad.

Por lo general, con la mayoría de las especies de chupa-algas, es importante proporcionar madera flotante densa o dura, ya que así se puede asegurar que consuman la madera que necesitan y es una forma de proporcionarles un tipo de superficie natural que suelen buscar en la naturaleza.

Un ejemplo de una especie muy carnívora de chupa-algas es Leporacanthicus galaxias (L240), comúnmente conocida como pleco vampiro. Este hermoso pez negro con puntos blancos por todo el cuerpo tiene dos colmillos muy grandes. Su dieta debe consistir en proteínas animales, como larvas de mosquitos, krill, camarones y diversos comprimidos, palitos o gránulos ricos en proteínas. En la naturaleza, este pez utiliza sus colmillos para vaciar las conchas de caracoles y mejillones.

Un buen ejemplo de chupa-algas con una dieta muy diferente es el pleco real, Panaque nigrolineatus, una especie que consume activamente madera y que prefiere una dieta a base de vegetales. El pleco real es originario del Orinoco, un enorme sistema fluvial que separa Colombia de Venezuela, que tuve la enorme oportunidad de navegar durante una expedición de Fluval. El pleco real necesita un suministro periódico de verduras frescas en su dieta, que debe incluir calabacín, pepino, guisantes y lechuga. La fórmula de Bug Bites para peces que se alimentan en el fondo ofrece una excelente dieta diaria que se puede usar junto con los alimentos frescos mencionados.

Cuidado

Todos los miembros de la familia Loricariidae tienen boca en forma de ventosa de succión y un cuerpo bien recubierto que brinda a estos peces una protección eficaz contra muchos depredadores y hace que sean muy adecuados para el tipo de entorno acuático que suelen habitar. La mayoría de las especies son activas durante la noche. En los acuarios comunitarios, esto significa que pueden atacar y molestar a otras especies de peces que a menudo descansan en el fondo o dentro de alguna estructura cuando las luces están apagadas por la noche. Los peces chupa-algas se alimentan en la oscuridad, por lo que es mejor alimentarlos después de que las luces se hayan apagado. Para asegurarse de que se alimenten correctamente, arroje algunos comprimidos o algunos gránulos en el acuario en ese horario; además, así evitará que otras especies lleguen al alimento antes de que puedan hacerlo los chupa-algas. Para todas estas especies, es muy importante hacer cambios de agua parciales periódicos para que puedan prosperar bien. Durante estos cambios de agua parciales, es fundamental garantizar que el sustrato se mantenga limpio y que se extraigan los residuos orgánicos del filtro y el acuario a fin de proteger la salud de los peces a largo plazo. Contrariamente a lo que piensa la mayoría de las personas, los peces gato chupa-algas no son “peces limpiafondo” que ayudan a mantener limpio el acuario; de hecho, es el propietario del acuario quien actúa como el verdadero responsable de la limpieza del acuario.

Instalación del acuario

Los peces gato chupa-algas son una familia de peces muy interesante, y montar un acuario específico para ellos es muy divertido. Es importante recordar que muchas de las especies más atractivas, como el pleco leopardo de aleta roja (Pseudacanthicus leopardus), alcanzan un pie de longitud en un acuario sin problemas. Para algunos peces de este tamaño, lo mejor es un acuario de al menos 180 cm de largo x 60 cm de ancho. Los peces gato chupa-algas pasan la mayor parte del tiempo en el fondo del tanque, por lo que la altura del acuario es menos importante.

La configuración ideal normalmente incluye decoración, como rocas lisas y madera flotante, y mucho movimiento de agua. Asegúrese de proporcionar corriente tanto en la superficie, para brindar los niveles de oxígeno necesarios, como en todo el acuario, para proporcionar un entorno natural. Con la debida atención tanto al fortalecimiento de los peces como a su entorno, es posible lograr que desoven, lo que sería un verdadero logro acuático.

Es importante que todo aquel que disfrute de tener peces tropicales aprenda sobre la tan comúnmente incomprendida y fascinante familia de los peces gato chupa-algas e incluya estos ejemplares en sus acuarios.