Y SUS ALTERNATIVAS MÁS PEQUEÑAS Y AMIGABLES.

Llenar un acuario es una de las partes más emocionantes de la afición de la acuariofilia: un acuario vacío le permite al aficionado elegir entre cientos de opciones de especies de peces. La mayoría de los peces de las tiendas son adecuados para tener en el acuario, siempre manteniendo los parámetros del agua adecuados, aunque hay algunas especies que deben evitarse a toda costa. Sin embargo, los aficionados principiantes no suelen ser conscientes de esto y compran especies no aptas para su acuario.

Recientemente, estos «peces monstruos» se están empezando a ver en las tiendas, por eso se están abriendo camino con más frecuencia en las casas de los aficionados. Esta tendencia es un problema, ya que, generalmente el resto de animales del acuario sufren. Y ¿qué hacen los aficionados? Acaban soltándolos en la naturaleza, donde se establece una población invasiva que tiene el potencial de causar estragos en el ecosistema local.

A continuación verás una lista de diez de estos peces, y una especie alternativa para poder tener en lugar de estos peces peligrosos.

10 – Oscar (Astronotus ocellatus)

Crece rápidamente hasta medir unos 30 cm de longitud. El Oscar no es tan grande como las otras especies de esta lista, pero es una inclusión digna debido a su popularidad. Curioso, lleno de personalidad y relativamente poco exigente, el Oscar es un gran pez tanto para principiantes como aficionados experimentados, pero requiere un gran acuario y una potente filtración. Generalmente se vende cuando mide 5cm siendo juvenil, cuando son adorables y curiosos. Sin embargo, una vez adaptados al acuario, se comen absolutamente todo lo que está a la vista y en poco tiempo necesitan un acuario muy grande, al menos de 375 litros.

Su alternativa más amigable con el acuario: A pesar de no ser excesivamente grande, el Oscar no es una gran opción para los aficionados. Los cíclidos sudamericanos un poco más pequeños, como el cíclido chocolate (Hypselecara temporalis) y el cíclido boca de fuego (Thorichthys meeki), son sin duda una mejor opción.

9 – Goldfish común (Carassius auratus)

El Goldfish es posiblemente el animal más maltratado del planeta. Se regala en las fiestas de cumpleaños de los niños, con la idea de que no requieren nada más que una pecera pequeña, agua a temperatura ambiente y algo de comida. Y en realidad, el Goldfish común crece hasta medir más de 30 cm, y requiere enormes acuarios o estanques con una filtración muy potente. Además, esta especie es longeva, suelen vivir hasta 25 años o más cuando se cuidan correctamente. ¡Los niños no tienen que tener esta responsabilidad!

Su alternativa más amigable con el acuario: El Neón Chino (Tanichthys albonubes) es una especie pequeña, atractiva, resistente y de agua fría. Se puede mantener fácilmente un grupo de 6 o más en un acuario pequeño sin calentador.

8 – Pleco común (Hypostomus plecostomus)

Normalmente se vende como un pez “limpio». El pleco común crece hasta medir unos 60 cm y produce una cantidad increíble de desechos. Cuando son jóvenes consumen algunas algas, por lo que se dice que «limpian» el acuario. Los plecos más comunes se acostumbran muy rápido a la comida para peces y terminan ignorando por completo las algas. Por otro lado, a causa de la gran cantidad de desechos que producen, hay un mayor crecimiento de algas, eliminando así cualquier la cualidad de “limpios” que se les da. Al igual que con la mayoría de los peces gato, si no se alimenta correctamente a los plecos comunes, pueden comerse las capas de limo de otros peces, lo que suele ocurrirles a la mayoría de los aficionados principiantes. Además, debido a su tamaño, pueden causarle mucho más daño a los peces dejándolos susceptibles a enfermedades y a la muerte.

Su alternativa más amigable con el acuario: El ancistrus es un loricárido mucho más pequeño que el pleco común, y consume con mayor facilidad algas y otras materias orgánicas.

7 – Gurami gigante (Osphronemus goramy)

Aunque la mayoría de los guramis son opciones maravillosas para principiantes, el gurami gigante, como su nombre indica, es muy grande y no es una buena opción. Un pez activo con un alto metabolismo, el gurami gigante puede crecer hasta más de 60 cm de largo, y lo hace con bastante rapidez. Generalmente se recomienda un acuario de al menos 750 litros para un solo pez gurami gigante. Si se mantienen en hábitats más pequeños, los gurami gigantes pueden volverse bastante agresivos con sus compañeros de acuario.

Su alternativa más amigable con el acuario: La mayoría de los otros guramis son buenas opciones para acuarios más pequeños y comunidades de peces pacíficos. El gurami perla (Trichopodus leerii) es una opción particularmente buena, es atractivo, pacífico y de tamaño razonable.

6 – Cachama negra (Colossoma macropomum)

La prima herbívora de la piraña, la cachama negra es una especie interesante, agradable y poco exigente demasiado grande para todos los acuarios que tenemos en casa, excepto los acuarios muy grandes. Llegan a medir 70 cm con bastante frecuencia, por eso requieren un acuario de más de 2500 litros. En la naturaleza, las cachama usan su mandíbula especializada en trituración para comer semillas y nueces. En cautividad, esto puede ser peligroso, ya que esta especie puede morder y aplastar los dedos humanos. En 2004, un niño pequeño tuvo que someterse a una cirugía después de que una cachama le mordiera el dedo en una visita al parque Edinburgh Butterfly & Insect World en Escocia.

Su alternativa más amigable con el acuario: El dólar de plata (Metynnis argenteus), una serie de especies de characiformes de América del Sur, son similares en apariencia a la cachama negra y también siguen una dieta herbívora, pero se quedan mucho más pequeños y son adecuados para casi todos los tamaños de acuarios.

5 – Pez cuchillo payaso (Chitala ornata)

Los chitala son animales fascinantes, y muchos de ellos son maravillosos para los acuarios de casa, en los que hay otras especies grandes, pacíficas y depredadoras. El pez cuchillo payaso, sin embargo, es un monstruo de pez, que crece rápidamente hasta los 90 cm y requiere acuarios enormes. Su popularidad en las tiendas es desconcertante. Normalmente se venden cuando son juveniles pequeños y adorables de 7 cm. Pero se trata de una especie delicada, exigente y muy quisquillosa, solo adecuada para los aficionados a la acuariofilia más veteranos. El pez cuchillo payaso es una de las especies más invasivas del mundo debido a la frecuencia con la que crece, no cabe en su acuario y lo sueltan en la naturaleza.

Su alternativa más amigable con el acuario: Muchas especies de chitala crecen menos que el pez cuchillo payaso, por eso son mejores opciones para el aficionado a la acuariofilia. El pez cuchillo negro o morena negra (Apteronotus albifrons), el pez cuchillo de cristal (Eigenmannia virescens) y el pez cuchillo africano (Xenomystus nigri) son relativamente comunes y económicos, y tienen los mismos comportamientos y características fascinantes que el pez cuchillo payaso.

4 – Arowana (Osteoglossum spp., Scleropage spp., y Heterotis niloticus)

Comúnmente llamada el pez dragón, la arawana es muy majestuosa y fascinante de ver, pero no es adecuada para la mayoría de los acuarios de casa. A pesar de que muchas especies de arawana están disponibles en tiendas, estos peces suelen alcanzar entre 90 cm y 120 cm, dependiendo de la especie, y por eso requiere acuarios muy grandes. La arawana es un pez poderoso y un experto saltador, lo que supone un problema al tenerlo en cautividad.

Su alternativa más amigable con el acuario: Incluso la arawana más pequeña crece hasta 1metro, por lo tanto, no se recomienda tener en acuarios de principiantes. El pez mariposa africano (Pantodon buchholzi) es una especie fascinante que habita en la superficie y tiene una apariencia tan única como la arawana, y aunque aún es algo exigente, es una opción mucho mejor para la mayoría de los aficionados.

3 – Panga o pez basa (Pangasianodon hypophthalmus)

Los peces nombrados anteriormente en esta lista, aunque no son recomendables para la mayoría de los aficionados, pueden llegar a estar adecuadamente en acuarios de casa muy grandes. El panga o pez basa, sin embargo, es el primero que realmente solo puede estar en acuarios públicos. Por eso, su popularidad en las tiendas es problemática. Se vende cuando son pequeños y de apariencia similar a un tiburón, por eso se entiende el gran interés de los aficionados principiantes en el pez basa. Sin embargo, estos gigantes crecen hasta medir 120 cm y deben criarse en grupos de 5 al menos para sobrevivir. De lo contrario, se atrofia muchísimo y se estresa tanto que del sufrimiento suele perecer prematuramente.

Su alternativa más amigable con el acuario: Tanto el labeo bicolor (Epalzeorhynchos bicolor) como el labeo frenatus albino (Epalzeorhynchos frenatum) son algo similares en apariencia a los panga, pero solo crecen hasta unos 15 cm de largo.

2 – Doncella o zungarotigre – pez gato (Pseudoplatystoma tigrinum)

El segundo pez de nuestra lista que no tiene cabida en acuarios de ningún tipo es la doncella o zungarotigre, que alcanza un tamaño de 120 cm de longitud en cautividad y, en la naturaleza, puede medir hasta 2,5 m. Para poder tener esta especie en cautividad, se necesitan acuarios enormes que contengan miles de litros de agua para poder mantenerlos, y aún así el animal no se movería como lo haría normalmente en la naturaleza. Son un tanto difíciles de alimentar, no porque sean comedores quisquillosos, sino más bien por la enorme cantidad de alimento que necesitan para mantener su rápida tasa de crecimiento y metabolismo.

Su alternativa más amigable con el acuario: Hay pocos peces gato que serían una peor opción para un acuario que el zungarotigre. El pez gato leopardo (Pimelodus pictus) es algo similar en apariencia al zungarotigre, pero solo llega a los 12 cm. La mayoría de los peces gato Synodontis también son buenas opciones.

1 – Pez gato de cola roja (Phractocephalus hemioliopterus)

La quinta esencia del destructor de acuarios. Solo los acuarios más grandes en lugares públicos pueden tener adecuadamente un pez gato de cola roja adulto. Una especie de rápido crecimiento, puede crecer fácilmente 2 cm por semana cuando es joven y alcanzar tamaño de 60 cm en menos de un año. Los especímenes adultos suelen medir más de 120 cm. El pez gato de cola roja más grande registrado medía 160 cm y pesaba 55 kg. No se puede entender porqué son tan comunes en las tiendas. Se venden juveniles pequeños y adorables, pero en pocos meses, una vez que el animal ya ha comenzado a convertirse en un monstruo, el aficionado comienza a darse cuenta de lo inadecuada que es la especie para su acuario.

Su alternativa más amigable con el acuario: Casi cualquier pez gato disponible a la venta en una tienda de acuariofilia, sería una mejor opción que un pez gato de cola roja. El pez gato rafaelo o armado (Platydoras) es algo similar en apariencia y comportamiento, y es mucho más adecuado para acuarios que se tienen en casa. El pez gato Corydoras también es una buena opción, ya que es adecuado para todos los acuarios, excepto los más pequeños.