por Gary Elson

Muchas personas consideran que los peces killis son las orquídeas del mundo acuático. Aunque es cierto que sus colores son similares a los de las orquídeas, en general, es sencillo mantener a estos peces.

Fácilmente se pueden colocar tres de estas bellezas en los micro acuarios “razonables” de 5 galones/20 litros. ¿Por qué solo tres? Es un micro acuario y, a pesar de los consejos superficiales que puedas haber recibido, los peces necesitan espacio para vivir. Si colocas demasiados en un acuario repleto, estarán más predispuestos a enfermedades, agresiones y problemas con la calidad del agua.

¿Qué más necesitas? Un filtro impulsado por el aire (los filtros de esponja son útiles) y una tapa firme. Además, agregaría algunas plantas de crecimiento lento (ten en cuenta el tamaño del acuario, las plantas también necesitan espacio). Muchas especies de Cryptocoryne se desarrollarán muy bien en arena o gravilla sin fertilización extra ni luz intensa. Lo mismo sucede con las Anubias nana, plantas pequeñas y resistentes que deben unirse a trozos de roca o madera con las raíces expuestas para filtrar los nutrientes del agua. Coloca algo de musgo de Java y tendrás un acuario agradable con poca tecnología. Con los cambios de agua del 25 o 30 % que necesitan todos los acuarios de peces, estarás listo.

¿Mencioné la iluminación estándar? Los acuarios con poca tecnología no son costosos.

Sin embargo, la tapa es fundamental, ya que los peces killis saltan, y nadie desea encontrar killis crujientes en el suelo (excepto tu gato).

El video adjunto muestra peces killis Aphyosemion, coloridos residentes tropicales del oeste de África ecuatorial. No son solo peces killis pequeños de África adecuados para micro acuarios. Los textos antiguos y desactualizados mencionan al Aphyosemion gardneri, un pez impresionante que se encuentra en las mejores tiendas de mascotas. Si investigas, verás que esta especie ya no se considera Aphyosemion, sino Fundulopanchax.

También hay algunos killis “pike” atractivos del género Epiplatys que aman la superficie.

Los Aphyosemion australe fueron nuestros primeros peces en video. Algunas veces puedes encontrarlos en tiendas de mascotas. Son una variedad poco frecuente de Aphyosemion, una mutación dorada que los criadores seleccionaron hace 50 años o más. Las variedades salvajes azul y marrón (chocolate australe) también son criaturas hermosas para contemplar. Si te atraen los peces killis y quieres más de ellos, también es sencillo mantenerlos.

No obstante, luego del australe, todos los peces killis del video son difíciles de encontrar. Puedes comprarlos en subastas en línea o a través de los clubes de peces killis de Europa o Estados Unidos. Además de realizar una pequeña investigación para descubrir qué plantas no crecerán más que un micro acuario, tendrás que buscar y rastrear las especies que te resulten atractivas, a menos que hayas encontrado criadores de peces killis en la zona o un club regional. Considéralo una búsqueda del tesoro.

Observamos un poco a los Aphyosemion dargei en el video. Los dargei macho eran jóvenes y estaban un poco intimidados por los peces más grandes y de más edad que alardeaban frente a la cámara. Estos pequeños peces forman parte de un grupo de peces similares muy relacionados que incluye al A. elberti y al diminuto A. exiguum. Si te agradan los tonos azules intensos, en contraste con el rojo y, de vez en cuando, amarillo, vale la pena que los descubras. Quizás quedes obnubilado con las fotos en Internet.

Los Aphyosemion ottogartneri alardearon sus aletas amarillas. Tienen un patrón de puntos conectados en forma de rayas que es común en las especies Aphyosemion. Una de las estrellas, un macho joven, participó de una pequeña pelea (ese acuario de 2,5 galones/10 litros estuvo temporalmente repleto) y muestra una pequeña mordida en la cabeza. No te preocupes, se recuperó rápidamente y volvió a la acción.

Tengo muchos de ellos en un acuario bastante grande, y los numerosos machos se llevan bien cuando les brindas espacio suficiente para moverse.

Lo último, pero no menos importante, es que se pudieron ver Aphyosemion bitaeniatum desde los límites de la gigantesca área urbana de Lagos, en Nigeria. Estos peces son gemas, y sus largas aletas en tonos naranja oscuro a rojo son completamente naturales. No son como los Betta splendens, una variedad modificada que apenas se parece a sus ancestros salvajes, o incluso los australe dorados, que aparecen junto a ellos. Vi algunos de estos peces justo cuando bajé del avión de África y tienen el mismo aspecto que los que criamos. Realmente es maravilloso observarlos. Sus bailes ostentosos constantes llaman la atención de los aficionados a los acuarios, que desean que sus micro acuarios sean un reflejo de la naturaleza.

Es posible que pronto se traslade a las numerosas especies de dos rayas como A. bitaeniatum al género Chromaphyosemion. Esto es importante porque, si deseas obtener información de alta calidad de línea sobre cualquier pez, lo mejor es buscar su nombre en latín.

La mayoría de las hembras de Aphyosemion son muy similares, sin importar la especie. Por lo tanto, si quieres tener varias especies en un acuario pequeño (de 10 galones/40 litros), es difícil mantener a dos especies juntas sin correr el riesgo de mezclarlas.

Las hembras de Chromaphyosemion tienen las mismas rayas oscuras características que los machos, y nunca supe que se cruzaran con las especies habituales de Aphyosemion. Abrieron la posibilidad de tener biteniatum (o bivittatum, más común en las tiendas de mascotas) con peces como los que se describieron anteriormente. En ese caso, el micro acuario no podrá tener menos de 10 galones/40 litros.

Este pasatiempo se enfoca en la belleza y la diversidad. Los Aphyosemion tienen ambas cosas y, si eres curioso, puedes aprender mucho gracias a ellos.

En uno de los próximos videos, observaremos otros peces killis, que son más pequeños y muy diferentes. Algunos son anuales, las legendarias bellezas de corta duración de Sudamérica y el este de África. La familia de los peces killis se extiende desde el río Canadian cerca de mi hogar hasta Centroamérica, Sudamérica, el sur de Europa, las selvas de África, las sabanas de África del este y los arroyos de Asia y Madagascar. Incluso se encontraron especies en los oasis desérticos de Oriente Medio.

Cada uno de ellos tiene una historia que contar. Todo comienza con observar algo bellísimo.