por Tom Sarac

La mayoría de los peces son omnívoros. Comen muchas cosas en la naturaleza y, en general, se alimentan agresivamente ya que su próxima comida nunca está garantizada. De hecho, este es un punto muy importante para entender no solo la alimentación de los peces sino también de otras mascotas. Instintivamente, un animal prefiere comer la mayor cantidad posible en cada oportunidad. En cautiverio es donde las condiciones son diferentes y comer demasiado no es lo que más les conviene. Como sus cuidadores, debemos asegurarnos de alimentar a nuestras mascotas con un alimento de alta calidad en cantidades más pequeñas pero regulares, con ingredientes que no conduzcan a la obesidad o a la contaminación de su medio ambiente. Dicho esto, la estrategia de alimentar en cantidades más pequeñas con más frecuencia es la mejor opción para la mayoría de los peces. Esto permite una mejor digestión, también satisface mejor su instinto natural de caza, y deja bacterias nitrificantes dentro del acuario más tiempo para convertir sus desechos a un subproducto menos dañino. En la naturaleza, los insectos y sus larvas representan pequeñas comidas, un formato que es natural para los peces.

Hay muchos insectos en este planeta, de hecho, cerca de 950.000 especies. ¿Son unos insectos mejores que otros para los peces? La respuesta es absolutamente SI. Algunos insectos tienen un ciclo de vida tan corto que, cuando son adultos, no tienen boca y no se alimentan. Tampoco pican, muerden o causan otras cosas indeseables. Crecen rápido y lo hacen sólo para aparearse y procrear, nada más. Estos insectos de «corta duración» (como la mosca soldado negra) son inherentemente una fuente de proteína muy limpia y altamente digestible. No pueden ser causantes de enfermedades y representan una excelente y muy eficiente fuente proteica para los peces y otros animales. De hecho, los insectos son buenas fuentes de proteínas para los seres humanos también. En algunas partes del mundo, esto es común y muy aceptado.

Los insectos tienen otras ventajas muy importantes también. En términos ambientales, representan una fuente creciente de proteínas sostenibles y son parte integral de la solución para reducir las emisiones de carbono, al tiempo que reducen el consumo de peces de la naturaleza.

Los insectos son lo último en lo que respecta al reciclaje. Fluval está ahora incorporando larvas de mosca de soldado negro (LMSN) en una nueva línea especial de alimentos para peces conocida como Bug Bites. Estas larvas se crían en un ambiente controlado, y se alimentan exclusivamente de hortalizas y frutas, nada más. Las LMSN son tan seguras que son aprobadas por la CFIA (Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos) para su uso en alimentos para alimentar peces criados para consumo humano.

Nos hemos asociado con Enterra, una empresa canadiense con sede en La Columbia Británica, que se especializa en soluciones sostenibles de proteínas de insectos. Bug Bites tiene esta larva altamente nutritiva como su ingrediente principal, que es a la vez sabrosa y nutritiva para los peces y cuentan con un excelente perfil de aminoácidos. ¡Es una excelente manera de mantener el medio ambiente también!