¡Alimentar a los peces es divertido! Ver a un animal ingerir la dieta que elegiste, elaboraste, capturaste o creaste y obtener los beneficios de ella es placentero y gratificante. Dicho esto, cuando el animal se niega a comer, en seguida cunde el pánico y lo que debería ser algo divertido se convierte en una gran preocupación.

Si bien la mayoría de los peces tropicales comunes del mercado para acuarios son fáciles de alimentar, existen excepciones a la regla. En este informe, exploraremos los factores y las consideraciones que influyen en la alimentación y las distintas tácticas que puedes utilizar para que los peces más quisquillosos comiencen a comer correctamente.

Entorno para la cría de animales

Para mantener a los peces tropicales en un entorno adecuado, debes asegurarte de que el agua posea la temperatura, la composición química, la filtración y el movimiento correctos. Además, el acuario debe tener una buena estructura decorativa y albergar especies que sean compatibles. Los peces son ectotermos, es decir, no pueden generar suficiente calor corporal para mantener una temperatura constante y estable como los mamíferos. Más bien, son “de sangre fría”: su temperatura corporal varía con la temperatura de su entorno. Cuando quieras introducir una especie nueva en el acuario, asegúrate de tener en cuenta su rango de temperatura ideal. Si este parámetro es inadecuado, es común que el pez no se alimente correctamente debido a una disminución de su índice metabólico. Una verificación diaria del termómetro puede ayudar en gran medida a evitar problemas relacionados con la alimentación de los peces.

Aunque muchas especies de peces tropicales de acuario toleran amplios rangos de pH, se recomienda mantenerlos dentro del rango que los favorece. Una composición química incorrecta del agua podría provocar letargo y reducir la respuesta de los peces. Esto puede afectar las actividades naturales como la alimentación.

Mantener a los peces en un entorno con una filtración adecuada y un nivel de corriente de agua que favorezca a las especies ayuda a garantizar un comportamiento natural y una respuesta adecuada a la alimentación. Esto es especialmente cierto cuando se trata de especies tímidas, como algunos anabántidos, especies pequeñas de peces lápiz y varios peces killi. Una investigación básica sobre las condiciones que favorecen a cada especie puede ayudar en gran medida a obtener una respuesta adecuada a la alimentación. Lo mismo aplica a los niveles de iluminación; una luz demasiado brillante puede molestar a las especies tímidas que prefieren alimentarse en entornos menos luminosos.

La cantidad de conespecíficos también es un punto clave. Varias especies de peces se sienten mucho más cómodas y es mucho más probable que se alimenten adecuadamente cuando están en presencia de un grupo de su propia especie. Por ejemplo, los peces disco salvajes recién importados están más dispuestos y se adaptan más rápidamente a consumir alimentos preparados en grupos grandes de 10 a 15 peces, que si se los mantienen solos o en grupos mucho más pequeños de 2 o 3 peces.

Peces salvajes en comparación con peces criados para el comercio

Los peces criados para el comercio suelen adaptarse bien a una variedad de alimentos secos y no son difíciles de alimentar. Por otro lado, los peces salvajes suelen estar acostumbrados a una dieta de alimentos vivos que no están disponibles una vez en cautiverio. Además, es posible que, tras su captura, tengan distintos parásitos que deban ser tratados. En última instancia, esta combinación impide que los peces salvajes se alimenten una vez que llegan al acuario. Como ya mencionamos, crear un hábitat adecuado es fundamental para estos casos. Una vez que los peces se adaptaron al entorno, por lo general, es posible acostumbrarlos a que coman alimentos congelados, como los gusanos de sangre recién descongelados, que son similares a los alimentos vivos en textura, sabor y apariencia. A medida que los peces ingieran más comida congelada, se recomienda mezclarla con pequeñas cantidades de alimento en forma de gránulos o escamas y, gradualmente, aumentar el consumo de alimentos preparados secos con el paso del tiempo.

Peces de agua salada o peces de agua dulce

Existe una mayor variedad de especies de agua salada que se importan para acuarios y que poseen una alimentación específica en comparación con las especies de peces tropicales de agua dulce. Por suerte, en la industria se está al tanto de esto y se toman las medidas adecuadas.

Muchos peces mariposa de agua salada (familia Chaetodontidae) poseen una alimentación muy específica en sus hábitats naturales. En el acuario doméstico, algunos se pueden adaptar a ciertos alimentos frescos como las almejas. Otros prefieren mezclas de alimentos adheridas a “rocas de alimentación” para recrear su comportamiento de alimentación natural. Otras especies, como las que se alimentan exclusivamente de pólipos de coral vivos, tienen pocas probabilidades de adaptarse a dietas preparadas para la venta y, por lo tanto, no deben mantenerse en acuarios. Un ejemplo de ello es el pez lima narigudo (Oxymonacanthus longirostris). Si bien algunos argumentan que se los puede alimentar a base de ciertas comidas frescas y congeladas, estos peces son conocidos por comer pólipos coralinos y, por lo tanto, están mejor en el océano donde tienen un suministro abundante a su disposición.

Además, existen otras especies de agua salada que, si bien aceptan alimentos en cautiverio, aparentemente no obtienen todos los nutrientes que necesitan. El ídolo moro (Zanclus cornutus) es un ejemplo de ello y, por lo tanto, rara vez se ve en acuarios actualmente.

Cómo elegir la especie adecuada

Para criar peces de forma exitosa durante mucho tiempo, es importante investigar y aprender acerca del ambiente, las condiciones del agua, los hábitos alimenticios preferidos y los alimentos específicos que las especies necesitan. Cuando adquieras nuevos peces, se recomienda mantenerlos en cuarentena y asegurarse de que haya una estructura adecuada en el acuario a fin de que se sientan seguros y no se asusten.

Cuando evalúes cuáles son los peces que mantendrás juntos en una pecera comunitaria, la compatibilidad es clave. Los peces no se alimentarán de manera adecuada si son intimidados o perseguidos. Ten en cuenta el nivel en el que los peces pasarán la mayor parte de su tiempo. Se recomienda combinar peces que habiten en diferentes niveles del acuario. Esto evitará que los peces se amontonen en cualquier nivel en particular y permitirá que cada tipo de pez tenga más posibilidades de alimentarse en el nivel que prefiera.

La cría de depredadores interesantes como Crenicara, especies Gar o Characiformes, como Boulengerella, son ejemplos de peces que prefieren alimentos vivos, pero pueden acostumbrarse a los substitutos frescos o congelados. Eventualmente, mezclar fórmulas secas con alimentos frescos o congelados hará que aprendan a aceptarlos. Acostumbrar a cualquiera de estas especies a consumir dietas preparadas ofrece grandes ventajas. En primer lugar está la consistencia y disponibilidad de la calidad de los alimentos; en segundo, se evita la introducción de parásitos mediante la adición de peces cuya finalidad es la alimentación de otros peces.

Fórmulas secas

Los ingredientes crudos, el tipo y el tamaño de la comida que se proporciona a los peces juegan un rol importante en la alimentación de las especies que se resisten a comer. Los alimentos pequeños en forma de gránulos que se hunden son importantes para las especies pequeñas y tímidas, con bocas pequeñas, como los Gourami regaliz o chocolate. Los microgránulos para peces tropicales Fluval Bug Bites son una buena opción para especies como estas, debido al tamaño ideal de estos gránulos, su palatabilidad y la alta inclusión de larvas de mosca soldado negra y otros ingredientes de calidad.

Hay muchos factores a tener en cuenta a la hora de mantener especies de peces tropicales que pueden llegar a ser quisquillosos con la comida y todos son muy importantes. Es fundamental tener paciencia y tomar las decisiones correctas. ¡Ese esfuerzo adicional dará los resultados más gratificantes!