Agua salobre

El agua salobre, cuyo significado es “que contiene sal, o huele o sabe a sal”, consiste en la combinación de agua dulce y agua salada. Se encuentra principalmente en los estuarios, las desembocaduras de los ríos o arroyos, donde el agua dulce se mezcla con el agua salada. Otros hábitats de agua salobre son los manglares y varios lagos y mares, como el Mar Caspio y el mar Báltico.

Las especies de peces que viven en las aguas salobres suelen ser bastante resistentes, ya que sus hábitats naturales son muy cambiantes. Los entornos de agua salobre pueden variar su salinidad de agua casi dulce al agua salada del mar. Las especies endémicas de estas regiones han desarrollado adaptaciones especiales para tolerar estas variaciones. Las aguas salobres son el hogar de un grupo de animales sumamente diverso y único, y muchos de ellos son adecuados para mantener en cautiverio.

Cómo montar un acuario de agua salobre

Los acuarios de agua salobre suelen pertenecer a aficionados que ya han tenido especies de agua dulce y agua salada durante mucho tiempo y desean que sus acuarios sean únicos y diferentes. Es probable que los aficionados con menos experiencia opten por acuarios más prácticos: en general, acuarios de agua dulce y especies económicas y poco demandantes. Sin embargo, la adaptabilidad de las especies de agua salobre las convierte en una fantástica opción para novatos y experimentados por igual, siempre que se investigue sobre ellas y se satisfagan sus necesidades.

A continuación, se encuentra una descripción general del equipamiento necesario para montar y mantener un acuario de agua salobre:

  • Acuario: por lo general, los acuarios de mayor tamaño son más fáciles de mantener, ya que las posibles variaciones en los parámetros del agua son menos notorias a mayor cantidad de agua. Aunque las especies de agua salobre son más tolerantes a las condiciones cambiantes, lo mejor es comprar el acuario de mayor tamaño que pueda costear y se adapte a tu hogar.
  • Filtración: se pueden usar distintos sistemas de filtrado en los acuarios de agua salobre, la elección depende de las especies elegidas. Los peces globo, por ejemplo, suelen ensuciar mientras comen, por lo que requieren una filtración más intensa. Ocasionalmente, se recomienda tener un recogedor de proteínas en los acuarios de agua salobre, pero suelen considerarse innecesarios.
  • Temperatura: dado que la mayoría de las especies de agua salobre son de climas tropicales, es necesario un calentador. También debe comprar un termómetro y revisar que el agua tenga la temperatura correcta. Asegúrese de que el calentador esté ubicado de modo que el calor se distribuya de forma eficiente en todo el acuario.
  • Iluminación: si tiene plantas, lo mejor es invertir en una unidad de iluminación de buena calidad con un espectro optimizado para su crecimiento. De lo contrario, las unidades de iluminación normales son suficientes. Se recomienda colocar unidades LED en la mayoría de los casos, ya que su duración es considerablemente más prolongada que las opciones fluorescentes y consumen mucha menos energía.
  • Sal marina: se necesita una mezcla de sal marina de buena calidad. No utilice sal de mesa o sal de acuario, ninguna de ellas es adecuada para los acuarios de agua salobre.
  • Hidrómetro: se debe controlar la salinidad o la gravedad específica del agua. Para ello, existen diferentes instrumentos. Los hidrómetros de brazo móvil son económicos y fáciles de usar. Los refractómetros son más costos, pero suelen proporcionar análisis más precisos.
  • Sustrato: el hábitat natural de las especies de agua salobre es arenoso y lodoso. Para los ejemplares en cautiverio, lo mejor es recrear estas condiciones. La arena artificial está disponible en la mayoría de las ferreterías y es muy poco costosa, pero requiere una limpieza exhaustiva. También se pueden usar sustratos marinos de aragonito, que ayudarán a equilibrar ligeramente el pH.

Especies de agua salobre

Las siguientes dos especies de agua salobre son particularmente interesantes, ¡échele un vistazo!

  • Saltafango:

Los saltafangos son peces anfibios que viven en zonas de aguas bajas y pasan una gran cantidad de tiempo fuera del agua. Usan las aletas pectorales y pélvicas para caminar y escalar. Cuando están fuera del agua, respiran a través de la piel como los anfibios; debajo del agua, lo hacen mediante una burbuja de agua que conservan entre sus grandes branquias.

  • Pez arquero:

Los peces arqueros se alimentan de insectos terrestres y de pequeños animales a los que disparan chorros de agua con sus bocas altamente especializadas. ¡Tienen una puntería sumamente precisa y pueden derribar presas hasta 3 m sobre la superficie!